Copyright de todas las imágenes: Beatriz Pitarch

Cerrar
Bodas / 27 agosto, 2020

Ainhoa y Sergio. Preboda en Euskadi.

Esto no ha sido una preboda. Bueno sí, solo que ha sido mucho más que eso! Esto ha sido una escapada turística maravillosa de dos días con Sergio y Ainhoa, para celebrar que ya están inmersos en los preparativos de su boda. Y ha sido increíble. Diseñaron una ruta que me entusiasmó desde el primer momento y en la que iban a quedar plasmadas muchas de las cosas que comparten.

Una de ellas es la jota, así que antes de salir de Zaragoza, hicimos una parada rápida en la plaza del Pilar vestidos de baturros. Después de algo más de 300 kilómetros, ya en Vizcaya, empezamos a disfrutar del verde intenso de los bosques, los miradores, los caminos para hacer senderismo, la playa y la montaña. Y disfrutamos de la maravilla que es San Juan de Gaztelugatxe, un islote unido a la península por un puente en el que, por cierto, se rodaron las escenas de Rocadragón en Juego de Tronos. Agotador, porque son muchas escaleras y muy empinadas, pero maravilloso.

Otra de las pasiones marcadas de Sergio es correr. Y por supuesto, también lo hizo durante la preboda. No podía faltar una foto deportiva, siendo que es una parte imprescindible de su vida. También tuvimos tiempo para comer de maravilla, para darnos un paseo por las playas de Mundaka y para movernos a Orio, donde nos esperaba… ¡un kayak!

Qué puedo decir, nunca había hecho una preboda así, con tanta adrenalina. Lo del kayak me parece una metáfora preciosa de lo que es una relación. No funciona si cada uno va a lo suyo, el kayak avanza cuando los dos se coordinan, cuando se hablan y transmiten hacia dónde quieren ir, es un trabajo en equipo en el que se necesita complicidad y comunicación. Si uno se cansa el otro puede remar un poco más fuerte y viceversa. Y al final, es la descripción gráfica de dos personas que se quieren remando en la misma dirección.

Ainhoa y Sergio lo hicieron todo tan fácil, tan divertido y tan bonito que solo puedo darles las gracias por tratarme como a una reina y dejarme asomarme un par de días a sus minivacaciones por Euskadi. Aquí está el resumen en fotos: